Analfabetismo político. Por Pxeira