Bolsonaro nunca quis acabar com a mamata. Por Adnael