Dia difícil para Moro, que está de férias. Por Renato Aroeira