Vampiros golpistas. Por Renato Aroeira